La Misión en Palabra y Obra

Devocional 6

Dios «no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan» (2 Pedro 3:9).

 

«Hemos sido enviados al mundo para amar, servir, predicar, enseñar, sanar y liberar» [4] y «Cada persona tiene derecho a oír las Buenas Nuevas» [5]. La misión es universal e integral.

 

La misión se hace en palabra y obra. «La acción sin palabra es muda; la palabra sin acción es vacía» [6]. Hablando del discipulado John Stott dice: «incluirá un llamado a colaborar con el Señor en el trabajo del Reino. Dirigirá su atención a las aspiraciones de hombres y mujeres comunes y corrientes en la sociedad, sus sueños de justicia, seguridad, estómagos llenos, dignidad humana y oportunidades para sus hijos». Dios llama a las personas a la misión y en eso consiste la evangelización. Es un llamado al servicio donde «ganar personas para Jesús es ganar su lealtad para las prioridades de Dios». [7]

 

«La Iglesia se reúne para alabar a Dios, para disfrutar de la comunión mutua y recibir sustento espiritual, y sale para servir a Dios dondequiera que estén sus miembros» [8] El trabajo en la Iglesia como la acción a favor de la justicia, la misericordia y la verdad deben ir juntas.

 

Preguntas para la reflexión
¿Qué significa ser iglesia misionera en el mundo de hoy?, ¿Puede acaso una iglesia no ser misionera?

 

Por Carlos Scott
Misión Glocal